En 1950, los juninenses rezaban por agua. Crónica de sequías