La memoria juninense lo sigue recordando: A seis años de la muerte de Gastón Barral

Un crimen que no se resolvió. La última actuación en Junín fue en 2013. Su recuerdo permanece vivo en la ciudad que lo vio nacer y desarrollar su carrera artística.

 


Este martes 21 de enero se cumplen seis años del asesinato de Gastón Barral (Junín, Buenos Aires, 1970- Palermo, Buenos Aires, 21 de enero del 2014) quien fue actor, músico y cantante de tango y folclore argentino.

Barral fue un joven artista argentino nacido en la nuestra ciudad, donde desde muy chico estuvo inspirado en el canto. Con padres fallecidos y un hermano, comenzó en Radio jugando en 1988 conducido por el periodista y locutor Raúl Ganci y Pablo Rodríguez.

Durante años estuvo en los estudios LT 20 de Radio Junín, donde a principios de la década de 1990 condujo diferentes programas radiales, dentro de los cuales se destacó Chicorama, una propuesta en la que participaron chicos de entre 8 y 10 años.

Uno de los famosos cantautores que le dio una mano en su carrera fue el Paz Martínez. Lo dirigió Rubén Aguilera en un una importante grabación.


Llegado a Capital Federal debuta en el popular programa infantil Margarito Tereré.​ Si bien no fue un personaje públicamente conocido brilló en numerosos programas y festivales musicales en las que interpretó numerosos tangos y temas tradicionales. Se lució en Cosquín 2010 donde fue presentado por Julio Márbiz, y en donde interpreta los temas como El arriero va y Yo vendo unos ojos negros quien me los quiere comprar. También se presentó en Baradero.

Fue el ahijado artístico de la destacada cantora española Carmen Flores, quién lo ayudó para conseguir presentaciones en recitales y eventos culturales.

Participó en los espectáculos:


Tango x Tango, junto a la prestigiosa coreógrafa y bailarina Verónica Salmerón, y bajo la dirección musical de Matías López Gallese.

Amada Mía.

La Risa y el Canto, un espectáculo teatral y musical interpretado por Rudy Chernicoff; con el acompañamiento en piano de Adrián Oranel.

Melodías de arrabal.

Estuvo en el Festival folclórico, en Esteban Echeverria, en Buenos Aires, junto con Jorge Clausen y el Ballet Las Trincheras.

Además de desempeñarse como cantor ocupó un cargo sindical en los últimos años al ser secretario de cultura de la fundación UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina), gremio que cuenta con la sala de teatro Hugo del Carril que el juninese también manejaba y cuyo teatro ahora se denomina “Gastón Barral” en homenaje al artista.

Fue uno de los principales impulsores del proyecto de ley para la creación de un instituto de fomento de la cultura popular argentina y referente de la Mesa Intersindical de Cultura “Néstor Kirchner” de la CGT.7

Barral también se desempeñaba como director de Los Obreros Musiqueros, un grupo musical de folclore íntimamente relacionado con su actividad cultural en UOCRA, donde sus integrantes usan indumentaria propia de la labor, incluyendo los cascos amarillos.

SU ASESINATO


Barral fue asesinado el 21 de enero de 2014 en el piso 7.º “B” de su departamento ubicado en el barrio de Palermo, específicamente en calle Godoy Cruz al 2771.

Le asestaron varias puñaladas en el pecho y luego fue estrangulado con una prenda de vestir entre las 00.00hs y las 03.00 hs. Su cuerpo fue encontrado por la portera boca arriba en el living a las 10,  aproximadamente, con varios golpes en el rostro.

Las puertas y ventanas no estaban violentadas por lo que supusieron que el agresor entró como acompañante de alguien o bien era conocido por la víctima.

 


Cuando lo encontraron asesinado en su departamento del barrio de Palermo, el cantante y actor Gastón Barral tenía 43 años. Fue el 21 de enero y su muerte se produjo tras ser golpeado, acuchillado y estrangulado. La versión policial que surgió en ese momento indicó que el crimen pudo tener relación con un “taxi-boy”, reforzada en la presunta homosexualidad de la víctima y la frecuencia con la que invitaba hombres a su domicilio.

Sin embargo, avanzada la primera etapa investigativa, ocho meses después de su homicidio, se determinó que Gastón no era visitado por varones que ofrecen servicios sexuales. Además, la pesquisa ocultó en ese momento que le habían cortado dedos, en un esquema de ataque con características mafiosas. Sin embargo estos datos no sirvieron para avanzar con las responsabilidades.

Promediando 2018 la causa se archivó.

UN GIRO EN LA CAUSA

“Mucha gente lo amaba, lo admiraba y respetaba. Era un hombre maravilloso. Y duele mucho la infamia, la mentira, que lo hayan ensuciado de esa manera. La causa aún no tiene sospechosos, menos detenidos. Y queremos justicia por Gastón, que se sepa la verdad”, dijo en agosto de 2014 a Diario Popular la actriz Gisela Gaeta, ex novia de la víctima.

Barral fue hallado sin vida, en su departamento del séptimo piso en un edificio ubicado en Godoy Cruz 2771, por la portera del predio, quien habitualmente realizaba tareas de limpieza en la casa de la víctima. Estaba atado y amordazado, con heridas de arma blanca en el tórax y signos de asfixia por estrangulamiento, para lo cual se utilizó una prenda de vestir. Esos datos trascendieron al momento del hecho, y ahora se revela que la víctima había padecido la amputación de los dedos.

“No es un dato menor que le hayan cortado dedos a Gastón. No sé cuándo ocurrió, si estaba vivo cuando lo torturaron. Me duele el alma sólo con imaginar su sufrimiento. Pero se tiene que conocer esta información. No hay nada en todo el caso que relacione el crimen de Gastón con un taxi-boy o la presencia habitual de hombres en su casa por cuestiones sexuales. Todo lo contrario, era muy cuidadoso de su espacio, amistades y protegía a sus vecinos”, señaló Gaeta.

Aunque al comienzo de la pesquisa se indicó que resultaría clave la grabación de cámaras de seguridad, hasta el momento no surgieron pistas. A siete meses del hecho, no hay sospechosos en la mira. “Los vecinos están horrorizados por la manera en que se difundió el suceso. Adoraban a Gastón. Nunca dijeron que lo frecuentaban taxi-boys. No saben por qué los medios replicaron eso. El era heterosexual y no necesitaba pagar por sexo. No creía en eso. Y ni siquiera lo necesitaba, porque era encantador, lindo y gran persona”, explicó la ex novia.

“Si la elección sexual de Gastón hubiera sido otra a la que tenía no habría ningún problema, pero cuando se miente sobre eso para ensuciar a una víctima y de ese modo argumentar un crimen, es muy doloroso. Por eso toda la gente que lo amaba espera respuestas de la justicia. Necesitamos que los responsables del crimen paguen por lo que hicieron. Sin falsedades. Hay muchos indicios que pueden ser analizados para que la verdad se conozca”, cerró Gaeta.

Casi un año después de su muerte, los amigos y colegas de Gastón Barral comenzaron una tarea de sumar firmas en un petitorio donde solicitan a la justicia que no archive la causa y continúe investigando hasta encontrar responsabilidades por el crimen. “Fue un ser amado por todos los que compartimos parte de su vida. Decidimos hacer este petitorio porque al presentar documentos o cosas que aporten, la causa continúa abierta”, explicó Gisela Gaeta, pareja del artista, quien también se desempeñaba como secretario de Cultura de la UOCRA. “Tenemos que lograr la resolución de este homicidio atroz e injusto para un ser tan maravilloso”, dijo la mujer.

EL RECLAMO EN COMODORO PY

Casi 30 meses después del homicidio, el 21 de junio de 2016, familiares y amigos de Gastón Barral, asesinado en su departamento de Palermo el 21 de enero de 2014, marcharon y se concentraron en las escalinatas de los Tribunales de Comodoro Py en reclamo al poco movimiento de la causa, en la que había, a ese momento, tres imputados.

En junio de 2016,  Gisela Gaeta, confirmó que desde noviembre de 2015 había en la causa tres personas imputadas, que se encuentran en libertad, y que debían presentarse a declarar ante el juez de la causa, Alberto Baños, en los tribunales federales, pero no se presentaron.

Baños es el mismo juez que tiene la causa contra el artista pop estadounidense Justin Bieber, para el que pidió la captura y que motivó marchas de fanáticos en todo el país, pidiendo que se cierre la misma para que el cantante pueda volver a presentarse en el país.

Gaeta insistió en que: “No es un robo, es un  homicidio, si llegaron después de dos años y pico a estas dos personas, es por algo”.

Está claro que se defendió, y que hizo falta tres personas para hacerle lo que le hicieron. Una sola persona no lo puede haber matado.

“El fiscal dijo que la policía había actuado de oficio y que eso bastaba, eso siempre me llamó la atención”, dijo.

Gaeta contó que desde un principio siguió los canales normales en el caso, pero que en un momento un investigador le dijo que la estaban por cerrar por falta de movimiento y querellantes, “entonces fui a la fiscalía y quise ser querellante, pero no me dejaron. Pero eso empezó a moverse otra vez. Eso y que los medios se hayan metido, hizo que el expediente se empiece a mover”, dijo.

La mujer dijo que tras la imputación de las tres personas se empiezan a entender varias cosas, “está claro que se defendió, y que hizo falta tres personas para hacerle lo que le hicieron. Una sola persona no lo puede haber matado, y eso hecha por tierra lo del taxi boy”.

LA ULTIMA ACTUACION EN JUNIN

Su última presentación en Junín fue el 30 de noviembre de 2013 en oportunidad de un espectáculo en la cancha del Club Moreno a beneficio del Hospital Interzonal de Agudos “Abraham Piñeyro”.

Gastón actuó junto a “Los Obreros Musiqueros” un espectáculo que era presentado diariamente también en Tecnopólis en el espacio de la UOCRA.

Además de su desempeño en el área cultural del gremio de la construcción, Gastón se desempeñaba también como director de “Los Obreros Musiqueros”, un grupo musical de folclore íntimamente relacionado con su actividad cultural en UOCRA, donde sus integrantes usaban indumentaria propia de la labor, incluyendo los cascos amarillos.

Gastón, querido Gastón *Por Gisela Gaeta

En enero, esa tarde supe que alguien había muerto. Lo vi en la TV, como tantas otras cosas. Miraba tu foto, tu video, la entrada de tu casa y me decía: “No, no es él. Ah! Dicen Godoy Cruz, es Mendoza eso… No, no, no es Gastón”. No sos vos Gastón querido. Tomé mi celular y comencé a enviarte mensajes. Gastón, Gastón estás bien? Gastón no estaba más.

Y el estupor, la mirada perdida mirando sin ver. Re leyendo la conversación que habíamos tenido dos días antes. “Qué lindo tu avatar!” Te dije. “Hola hermosa!! Cómo estás??” Y su “Re bien, contento, de vacas” que me causó mucha gracia. Quién dice “de vacas” ahora? Sólo vos Gastón, porque eras así, eras único, irrepetible. Eras el mismo chico de 20 años que cuando te conocí.

No eras vos el de la tele. Ese “hombre” de conducta promiscua, tal como te mencionaban. No conocí a ese Gastón Germán y no lo conocí porque no existió nunca.

Aquel con el que compartimos tantas horas de escenario era diferente. Aquel con el que compartimos noches hermosas, era otro. Era el que me había enamorado.

Y fuimos felices hasta que todo se vino abajo. Adiós a mamá después a papá y tu regreso. No te volví a ver hasta pasados unos años.

Cada uno siguió su vida y en la vorágine de la fama, los aplausos, la TV y las militancias nos perdimos un poco hasta volver a encontrarnos.

Y eras ese chico bueno de siempre. Y estabas tan solo como siempre. Por eso no te perdí de vista nunca más. Cada tanto había un mate y una charla y los recuerdos. Y cada 4 de Noviembre tu alegría al escucharme decirte; feliz cumpleaños Gastón. Y la famosa frase”Tengo tu capa”, la que me pediste que te rescatara del teatro porque no querías perderla. Habías hecho Drácula con ella. La amabas. Pero siempre seguía quedando en mi casa. Era el saludo y “tengo tu capa”, sistemáticamente: “ja! Tenela!”. Y está conmigo, como vos.

No soy de Buenos Aires. Pero estuve un mes allá por motivos personales. Fui a dar justo a la vuelta de tu casa, de tu lugar último, de tu patíbulo. Un mes de sentirte pegado a mí costado y no poder parar de querer saber. Y no me quedé en el “querer”, fui a seguir tus últimos pasos.

Hablé con todos los que te vieron unas horas antes del final. Con los que te vieron después. Todo me rodeaba como una llamarada de espinas clavándose en mis ojos y mi garganta. Pero no me importó, mientras me abrieran las puertas, no iba a parar.

Y saber tiene su precio. Saber es escuchar detalles que no me hacían falta. Tus manos Gastón… tus manos aladas… tus manos de ángel que no merecía ese tormentoso final.

La gente que te quería tanto, tus vecinos no pueden recordarte sin llorar. Hablaron de las mentiras de los Medios. De esas cosas que pusieron en sus bocas y que jamás dijeron. No existió ningún “delivery de amor”. No existió esa noche, ni antes. Alguien inventó la versión que fuera más vendible y la pelea del “artista puto” muerto por un señor que se vendía por dinero. Es muy lindo para la tele adornar con ese final así la gente olvida más rápido.

Pero yo no. No Gastón Germán porque se quién eras. Y no me importa si conmigo fuiste un verdadero hombre y después también, pero elegiste tu vida y lo que más feliz te hacía. No me importa! Me importa que estés muerto. Muerto de la peor manera. Y tan solo… Tan horriblemente solo que te llevaron como un paria, como si nadie te quisiera. Te llevaron sin que podamos darte un beso o una simple canción final para una historia que recién comenzaba a gestarse.

Y si no hubiera existido el Municipio de tu Junín amada? Y si no hubiera estado tu trabajo para brindarte la posibilidad de ser llorado por aquellos que te vieron crecer y compraban en el mercadito de tus viejos? Qué hubiera pasado con vos? Si tu historia no tiene final, es porque no hay nadie que la siga.

Pero te juro, Gastón Germán Barral, en nombre de ese amor que te tuve y tengo, por vos SER HUMANO INCREÍBLE, que mientras yo respire, voy a estar ahí pidiendo por tu justicia. Y he movido y seguiré moviendo cada cimiento de los Tribunales hasta que se haga trizas pero que pague quien te masacró de esa manera. Alguien debe responder por tu vida, porque si te la quitaron fue porque era valiosa.

Necesito saber que vas a descansar. Siento tu presencia tan cercana que no me permite abandonar este derrotero de juzgados, policías, morgue y dolor, dolor inconmensurable que no va a terminar hasta ese día en que encuentren a tu verdugo.

Entonces iré a tu tumba, te cantaré esa canción, me inclinaré a besar la piedra fría y te dejaré dormir en paz. Hasta que vuelvas a los brazos de tus padres y algún día nos veamos, te diga “tengo tu capa” y me respondas: “Ja! Tenela!!”



 

 

 

596total visits,4visits today

Deja un comentario