JUNIN HISTORIA
JUNIN. Bs. As. Argentina - Martes, 27 Junio 2017 16:08 hs.
Untitled Document
 
07-04-2017 | 18:55
  TERCERA NOTA
Historias con perfume de mujer: El voto fortalece y acrecienta la participación femenina
 
La cristalización de una larga lucha política. Cómo votaron las mujeres por primera vez en Junín. El decreto presidencial de Juan Domingo Perón fue recibido con orgullo por la esposa de Perón, Evita, quien desde la llegada del justicialismo al poder en 1946 bregó por que la norma fuera una realidad
 

 

Un quiebre importante y un hito en la línea del tiempo de la lucha por los derechos de la mujer hubo el 23 de septiembre de 1947 cuando Perón firmó el decreto presidencial que le otorgó a las mujeres de todo el país el derecho al voto. Esto fue posible por la fuerza personal de Evita que, sin embargo, poco pudo disfrutar de este evento histórico

El 23 de septiembre de 1947, durante un acto frente a la sede de la CGT, Perón firmó el decreto presidencial que le dio valor institucional a la ley 13.030, que le otorgó a las mujeres de todo el país el derecho al voto. El decreto presidencial fue recibido con orgullo por la esposa de Perón, Evita, quien desde la llegada del justicialismo al poder en 1946 bregó por que la norma fuera una realidad. La ley había sido sancionada primero en el Senado y el 9 de septiembre de 1947 votada favorablemente por "unanimidad" por los diputados en una sesión histórica. El voto femenino recién se estreno cuatro años después, cuando el 11 de noviembre de 1951 más de 3.500.000 mujeres votaron por primera vez en la elección que reeligió a Juan Domingo Perón.

UNA LARGA LUCHA POLITICA

De esta manera, también se cumplía un viejo sueño de luchadoras feministas como Alicia Moreau de Justo, Elvira Dellepiane de Rawson, la poetisa Alfonsina Storni y Silvina Ocampo, quienes desde los albores del siglo XX luchaban por la sanción de esta justa normativa.

En la Argentina regía desde 1916 la Ley Sáenz Peña, que propició el sufragio universal y obligatorio pero exclusivamente a los hombres, dejando a las mujeres en un rol de inferioridad cívica que socialmente no era justificado.

El primer intento por imponer el tratamiento legislativo de esta idea fue en 1928 cuando el socialista Mario Bravo llevó un proyecto a la Cámara de Diputados, que quedó trunco por el golpe militar de 1930.


Dos años después, en 1932, otro socialista, esta vez Alfredo Palacios logró tras arduos debates que la cámara baja diera media sanción al voto femenino, pero lamentablemente luego el proyecto durmió en cajones del Senado hasta que perdió tratamiento parlamentario.

Fue un triunfo más de los conservadores que se oponían a esta iniciativa de igualdad de género durante los tristes días de la Década Infame.

Estos dirigentes esgrimían como discurso lo "costoso que sería empadronar a todas las mujeres y lo difícil de enseñarles las responsabilidades del voto", cuando en realidad el temor mayor era la supuesta perdida del control del voto y el consiguiente estado de fraude que se vivía en esos años en el país.

La llegada del peronismo en 1945 y la ola de reivindicaciones sociales que produjo la revolución popular, impulsó la iniciativa que fue tomada como un compromiso de lucha por la propia Evita.


La esposa del presidente desplegó una fuerte campaña hablando por radios y actos públicos, que derivó en la llegada al Congreso del proyecto de ley en julio de 1947. Primero fue votada sin grandes problemas en el Senado, mientras que en Diputados se plantearon debates más extensos e intenciones de modificar el texto de la mayoría.

Uno de los argumentos de la oposición fue de introducir el cambio que primero las mujeres fueran inscriptas y recién luego generar la obligación del voto.

Esta idea de marginar a muchas mujeres, especialmente las más humildes, fue rechazada por la mayoría y reprobada por silbidos y pañuelos blancos por la gran cantidad de mujeres que llenaron los balcones del recinto de la Cámara baja.

La ley se votó por "unanimidad" tal cual como llegó el proyecto del Senado y 14 días después se convirtió en una norma con estado constitucional.

De todas maneras, no fue esa la primera vez que se permitía votar a las mujeres en Argentina, ya que si bien la ley tuvo cumplimiento nacional, veinte años antes, en 1927, la provincia de San Juan fue el primer distrito que le dio la responsabilidad cívica a las mujeres.

En 1923 ganó las elecciones a gobernador Aldo Cantoni, fundador del partido Bloquista, y si bien a los pocos meses fue intervenido por el ex presidente Marcelo T. de Alvear, en 1926 recuperó su autonomía federal con Cantoni como gobernante.

Inmediatamente se modificó las Constitución provincial y en 1927 se sancionó la nueva Carta Magna que le dio habilitación a las mujeres para votar.

Previa inscripción en un padrón, las sanjuaninas votaron por primera vez en 1928 en elecciones municipales y hasta lograron elegir a una mujer como delegada de un municipio.

La iniciativa revolucionaria se frustró por el golpe de 1930 y y volvió a tomar rigor de ley en 1951.


Evita posibilitó con su fuerza personal un logro fundamental para las mujeres argentinas en el siglo XX, pero poco pudo disfrutar este evento histórico.

Aquel 11 de noviembre de 1951, la "abanderada de los humildes" emitió su primer, y último voto, y lo hizo desde el lecho de su residencia donde se encontraba postrada por la enfermedad que ocho meses después le provocaría la muerte.

Esa foto con Evita votando en una urna que le acerca una enfermera y las innumerables colas de mujeres felices sufragando son las primeras postales de un hecho cívico que ya cumple seis décadas.

En 1951 las urnas reciben por primera vez en la historia argentina el voto femenino.


En nuestra ciudad se impuso el Partido Peronista con 17.396 (8.433 masculinos - 8.963 femenino) la U.C.R 9.966 (4.681 masculino - 5.285 mujeres), Partido Demócrata 1.639 votos (854 masculinos - 785 femeninos), Partido Comunista 261 votos (174 masculinos - 87 femenino), Partido Socialista 191 (110 masculinos, 81 femeninos).

Desde antes de la Primera Guerra Mundial ya en Europa las activistas como Emmetine Pankhurts y Mary Richardson que realizan una huelga de hambre en prisión en Gran Bretaña para reclamar por los derechos de la mujer. Aunque la guerra colocó este conflicto en un segundo plano, cuando terminaron las hostilidades los países de Europa Occidental tuvieron que reconocer la igualdad política de hombres y mujeres y establecer el derecho al voto femenino.

En 1893 se estableció el voto femenino en Nueva Zelanda, pero las nortemaericanas y europeas no empezaron a obtener el derecho de votar hasta después de la Primera Guerra Mundial. Durante la guerra muchas mujeres -que trabajaban mientras los hombres iban a luchar- supieron por primera vez lo que era la independencia económica. Además la brutalidad insensata de la guerra socavó mucho de los antiguos prejuicios sobre la superioridad innata de los hombres para los asuntos políticos. En la actualidad las mujeres tienen derecho a voto en casi todos los países.

Sufragio femenino: Extensión del voto por año

Australia: 1901 - Finlandia: 1906 - Noruega: 1913 - Dinamarca/Islandia: 1915 - Rusia: 1917 - Gran Bretaña, Austria, Canadá e Irlanda: 1918 - Holanda, Luxemburgo, Alemania: 1919 - Estados Unidos: 1920.





  
 
Imprimir esta noticia
imprimir compartir

Comentarios de los usuarios
  Comentar esta nota
TODOS LOS MENSAJES ESTÁN SUJETOS A APROBACIÓN DE PARTE DE UN MODERADOR ANTES DE SER PUBLICADOS. Tenga paciencia, a la brevedad su mensaje estará publicado si se ajusta a las politicas del sitio.
Autor : E-mail:
Quedan Caracteres por escribir
IMPORTANTE:
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio o algún tipo de publicidad será eliminado inmediatamente por el moderador.

click en foto para ampliar

 
 Portal de Historia
 

Siglo XIX    -    Siglo XX    -    Siglo XXI    -    Politica    -    Cultura    -    La Ciudad    -    Archivos    -    Contacto    -    Inicio


Director / Editor : Roberto Torres
Todos los derechos reservados © 2014
contador de visitas