JUNIN HISTORIA
JUNIN. Bs. As. Argentina - Miercoles, 16 Agosto 2017 22:47 hs.
Untitled Document
 
04-02-2017 | 00:19
  115 AÑOS DE AGUSTINA
Sarmiento en Junín ¿Mar Chiquita o Mar Sarmiento?
 
El historiador René Pérez transcribe en su libro "Apuntes para la historia de Junín", el acta labrada el 21 de septiembre de 1884, con intervención de Sarmiento, y en la cual como veremos, se reemplazaba el nombre de Mar Chiquita por el de Mar Sarmiento, en reconocimiento de las gestiones hechas por el ex presidente de la Nación, en beneficio de esa laguna.
 

Dice René Pérez en su libro "Apuntes para la historia de Junín": "Sarmiento estuvo varias veces en la ciudad de Junín y en uno de sus viajes conoció la laguna llamada Mar Chiquita, cuyo hermoso aspecto exaltó: "los instintos artísticos del anciano entusiasta" hasta el punto de llegar a solicitar el nombramiento de juez de paz del partido para poder prohibir la matanza "de las aves acuáticas que por millones embellecen estos lagos y les dan animación con su presencia".

A continuación Pérez transcribe el acta labrada el 21 de septiembre de 1884, con intervención de Sarmiento, y en la cual como veremos, se reemplazaba el nombre de Mar Chiquita por el de Mar Sarmiento, en reconocimiento de las gestiones hechas por el ex presidente de la Nación, en beneficio de esa laguna.

"MAR SARMIENTO
Acta de posesión y nombramiento

En campo hasta hoy perteneciente a los señores don Emilio y Don José M. Muñiz, partido de Junín, el día 21 de septiembre del año del Señor 1884, reunidos a orillas del depósito de aguas llamado vulgarmente Mar Chiquita, los presentes a saber: El General de división Domingo F. Sarmiento, subteniente de la armada nacional Federico A. Bacaro; don Emilio Muñiz, ex juez de Paz de Junín; en representación de don Juan Vásquez Diez, actual juez de Paz, donde Alberto Aubone, actuando como secretario para dar forma al acto, a falta de escribano legalizado; don Roque Vázquez, anciano vecino de estas localidades, largos años cautivo de los indios que asolaban estos lugares; donde José M. Muñiz, ingeniero geográfo; el doctor Juan Vicente Vadillo de la Universidad de Chile por su profesión y en representación de don Juan Clark, empresario del ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, que atraviesa esta jurisdicción, los señores don Parmenio Piñero y don Samuel y don Florencio Zaballa, vecinos colindantes, por sí y por don Augusto Carrie, y varios otros vecinos, transeuntes y jóvenes reunidos de la Capital declararon:

Que estando esta extensión de aguas permanentes, recargadas de sales medicinales como la soda, la potasa y que por ensayos hechos por el químico municipal doctor Arata y a juicio de entendidos que han visitado las aguas minerales de otros países, se presume sean en extremo saludables.

Y además conteniendo este lago y los de Gómez, según declaración de los vecinos, mucho pescado natural y habiendo el General Sarmiento hecho traer un guía, para explorar su profundidad, y una red para tender en sus aguas, declararon que era conveniente aplicar al uso y recreo del hombre la superficie y profundidad de dichas aguas, y la cadena de lagos tributarios que une entre sí el Salado y atraviesa ya el ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico, por un puente.

por estas razones resolvieron, declarar como declararon, puerto de embarcación el punto de la costa frente a la estancia principal deños señores Muñiz, llamada como el lago, Mar Chiquita, donde crecen actualmente seis sauces, alrededor de fuente de aguas dulces y llamarla Puerto Muñiz en honor del benemérito Coronel y sabio naturalista doctor don Francisco Javier Muñiz que sirvió con distinción durante cuarenta y cinco años  como cirujano mayor de los ejércitos nacionales, habiendo sido herido en el desempeño de sus funciones como cirujano, en el campo de batalla de Cepeda y otra siendo voluntario en el sitio de Buenos Aires, por los ingleses en 1807.

Resolvieron además, por común acuerdo llamar a la Mar Chiquita, Mar Sarmiento en reconocimiento de los pasos que ha dado el señor General, para hacer utilizables las ventajas naturales de dicho lago.

Hechas estas declaraciones se acercaron al borde del agua el subteniente Bacaro y los marineros timoneles Felipe Rodríguez, Fermín Delgado y Juan Zuloaga destacados por el Comodoro don bartolomé E. Cordero para este servicio; y siendo nueva en estas aguas la embarcación que conducían, se procedió a bautizarla, siendo padrino el ingeniero don José M. Muñiz y madrina designada doña Josefa C. de Zavalla, representada por su esposo don Florencio quien rompió una botella de champagne y fue proclamado El Cisne por todos los concurrentes, mandando el subteniente Bacaro izar a su popa el pabellón nacional por autoridad del Comodoro Cordero, de quien trae encargo de sondear la profundidad de las aguas de este lago en el centro y hacia las costas, y haciéndose aguas adentro hizo remar a los marineros, recorriendo sin embargo una cierta extensión, y demostrando que era navegable para embarcaciones menores.

Le sucedieron varios otros de los circunstantes, reconociendo el lago a mayores distancias con gran satisfacción de los que quedaban en la costa.

Enseguida, Baustista Canevari, vecino del lugar echó su red en el lago, la cual trajo a la orilla pequeños peces que los conocedores declararon pertenecer a tres especies, mojarras, bagres y pejerreyes, que alcanzan grandes dimensiones y abundan según declaraciones de los vecinos, con lo cual se dio por terminado el acto, pronunciando el padrino la alocución que se verá adjunta.

Concluido lo cual, se levantó, aprobó y leyó esta acta, conviniendo oficiar al señor Gobernador de la Provincia don Carlos D´Amico comunicándole lo obrado y al señor Juez de Paz del partido, incluyéndole la acta original para que comunicada a la Municipalidad sea archivada para constancia tomándola como 
Petición del Vecindario

tome bajo su protección dichos lagos y nombre para el Puerto Muñiz, teniente alcalde, con jurisdicción en ellos, para que ejerza jurisdicción en las cosas del mar Sarmiento, y ponga la pesca bajo la custodia de las autoridades, pues que bien administrada procurará rentas municipales y asegurará la introducción, con éxito, de nuevas variedades de peces, como se está haciendo en todos los lagos y ríos del mundo civilizado.

Asímismo pedimos, y a ellos se asociarán los vecinos de Junín cuyas firmas se agregarán a esta acta, que por ordenanza municipal, a orden del Señor Juez, haga prohibición absoluta de cazar con armas de fuego en un radio de diez cuadras que será el 
Ejido lacustre de aves ni al vuelo dentro de los lagos hoy llamados Mar Chiquita, y de Gomez, a fin de que continúen siendo, como lo son hoy, el último asilo, hacia el Oeste del país habitado de las aves acuáticas que por millones embellecen estos lagos y les dan animación con su presencia, y que huirán al desierto inmediatamente, privando a la generación presente y a las uturas de su agradable presencia, si se los amedrenta con el estrépito de las armas como viene sucediendo, de cuatro siglos a esta parte, desde que hombres civilizados tomaron posesión del país y vienen desde las orillas del plata ahuyentando hacia el interior cisnes de cuello negro, flamencos, garzas, gansos, anades y variedad infinita de patos que frecuentaban aquellas aguas, y los pueblos que habitan sus playas no conocen ya sino vienen a estos lugares, su último asilo, a verlas.

Para terminar la jornada, y animados del place que causa la lluvia, después de largas secas, la comitiva se dirigió a la casa de los Muñiz donde los esperaba la tradicional ternera con cuero que solmeniza las fiestas  campestres como el cordero pascual  de institución divina entre los hebreos y haciendo votos por la empresa de embellecer estos lagos y hacerlos lugar de recreo y baño como Saratoga, Cannes, Baden-Baden, que reúnen al mundo culto en sus alrededores, volvieron a declarar tener por Mar Sarmiento el lago llamado hiperbólicamente Mar Chiquito; Puerto Muñiz al lugar para ello designado comprometiéndose a prohibir que en la parte ribereña de sus propiedades y en las aguas confinantes, den caza a las aves acuáticas con armas detonantes ni se infrinjan las ordenanzas que para arreglar la pesca se dieron, constituyéndose en guardacostas oiciosos José M. Muñiz, Alberto Aubone, D. F. Sarmiento, Emilio J. Muñiz, Federico A. Bacaro, Juan V: Vadillo, Roque Vázquez, Parmenio F. Piñero, Ignacio Sarmiento, Pedro F, Lloveras, Bautista Canaveri, Samuel Zaballa, F. Zaballa, Arturo de León, Bernardo F. Suárez".

Y concluye René Pérez: El documento transcripto es demostrativo de las inquietudes espirituales de Sarmiento. Consideramos que Junín debe honrar la memoria de este gran argentino reemplazando el nombre de la laguna Mar Chiquita por el de su insigne "guardacostas".


ADHESION 115 AÑOS DE AGUSTINA



















  
 
Imprimir esta noticia
imprimir compartir

Comentarios de los usuarios
  Comentar esta nota
TODOS LOS MENSAJES ESTÁN SUJETOS A APROBACIÓN DE PARTE DE UN MODERADOR ANTES DE SER PUBLICADOS. Tenga paciencia, a la brevedad su mensaje estará publicado si se ajusta a las politicas del sitio.
Autor : E-mail:
Quedan Caracteres por escribir
IMPORTANTE:
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio o algún tipo de publicidad será eliminado inmediatamente por el moderador.

click en foto para ampliar

 
 Portal de Historia
 

Siglo XIX    -    Siglo XX    -    Siglo XXI    -    Politica    -    Cultura    -    La Ciudad    -    Archivos    -    Contacto    -    Inicio


Director / Editor : Roberto Torres
Todos los derechos reservados © 2014
contador de visitas