JUNIN HISTORIA
JUNIN. Bs. As. Argentina - Sábado, 25 Marzo 2017 23:32 hs.
Untitled Document
 
20-10-2014 | 22:50
 
Transformación del predio de los ex talleres ferroviarios: un polo de sueños, dignidad y esperanza
 
Apartados del sistema por la política neoliberal de los ´90, 520 hombres y mujeres vuelven a integrarse al mundo del trabajo de la mano de un programa vasto de inclusión social que se desarrolla por convenio entre el INAES y la Cooperativa de Trabajo “Talleres Junín”.
 

 

En las fotos se pueden apreciar distintos avances que se van dando en la recuperación de los gigantescos galpones ferroviarios.



En septiembre de 2012, tuve la oportunidad de recorrer el predio que perteneció a los históricos talleres ferroviarios de nuestra ciudad para conocer la implementación del programa del INAES sobre acción y desarrollo del movimiento coopeativista en el lugar. Fue para la realización de una nota para el diario La Verdad, matutino en el cual yo trabajaba en aquel año.

Carlos Quiroga.


“A mi esto me devolvió la vida. A los 40 años me quedé sin trabajo y tuve que empezar a juntar cartones. Esta experiencia nos devolvió a la vida. Volvimos a estar incluidos en la sociedad. Acá no se trata de política ni nada, sino de volver a estar integrados a la sociedad. Mi trabajo está vinculado a enseñanza de herrería. Ya tenemos también a dos chicas, algo impensado tiempo atrás. Nosotros hacemos todo lo relativo a puertas, ventanas, herramientas. Estamos integrados en la Cooperativa “1 de Mayo” y ahora también vamos a trabajar en las obras de remodelación del Teatro Italiano. Todo esto nos ayuda a integrarnos, tanto a gente mayor como a los más jóvenes porque inclusive hasta se tiene la posibilidad de terminar el Primario y el Secundario. Todos éramos desempleados y ahora, gracias a Dios, ya tenemos un oficio. Hoy todo sirve. Ya casi no hay gente juntando cartones y eso se debe a este programa de inclusión, de inserción otra vez en la economía formal. A nosotros, esto, nos ha devuelto la vida”.
Escuchar audio


Este es el testimonio de Carlos Quiroga (44 años), uno de los 520 cooperativistas que diariamente trabajan en las 32 hectáreas que pertenecieron a los talleres ferroviarios que hicieron historia en Junín entre 1886 hasta 1993, año en que se determinó desde el entonces gobierno de Carlos Menem y su ministro de Economía Domingo Cavallo, la defunción de lo que fueron 107 años de historia y que llegaron a ocupar más de 3.500 operarios.
A partir de allí todo ese amplio sector comenzó a sumirse en el abandono y su estructura centenaria se fue deteriorando agravado por algunos incendios que hasta llegaron a dejar hierros retorcidos en algunos de los históricos galpones que tan caros son a los sentimientos de los juninenses.
Y la pregunta fue –en los ´90- ¿qué se hace con ese “monstruo” urbano?. Allí comenzaron a tejerse hipótesis y proyectos impulsados desde el municipio como el plan ferrourbanístico, mientras otros especulaban con inversiones inmobiliarias, como se llegó a comentar por aquellos años.

La resistencia

Pero entonces, en medio de la desazón y el abandono, surgió la Cooperativa de Trabajo “Talleres Junín”, de la mano de un puñado de ferroviarios de alma que no se resignaron y la siguieron luchando, solos, prácticamente, alejados de la mano hasta de las mismas autoridades municipales. Ellos, plantaron bandera y resistieron. Más de una vez se encontraron con serias dificultades económicas y limitaciones para conseguir medios y herramientas, pero persistieron.
Hasta que llegó junio de 2009 y allí comenzó a escribirse otra página. En esa fecha arrancó la implementación de un programa de inclusión social a partir de un convenio entre el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) a cargo de Patricio Griffin, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación a cargo de Alicia Kirchner (vale mencionar que Néstor Corsini es jefe del proyecto de puesta en valor del predio ferroviario) y la Cooperativa de Trabajo Ferroviario que otorga subsidios a la capacitación con obras, percibiendo cada operario un incentivo con productividad y presentismo que es depositada en la correspondiente caja de ahorro, contando cada uno de ellos con su tarjeta de débito y monotributo social que les permite el acceso a una obra social.

La recuperación


Y la vida volvió al abandonado predio. Otra vez se respiraba el espíritu de trabajo que predominó en las 32 hectáreas entre Rivadavia y Primera Junta.
Hombres y mujeres comenzaron a poner en valor el predio en una tarea titánica porque significa recuperar las abandonadas instalaciones durante veinte años (Dos de los galpones donde se están trabajando tienen una gran superficie: uno alcanza los 6 mil metros cuadrados y otro los diez mil metros). Todo esto genera una importante inversión desde el gobierno nacional que posibilita también una inyección destacada de dinero en la economía juninense. En definitiva se trata de un Polo de Desarrollo Productivo para cooperativas, mutuales y PYMES.
Tres grandes áreas son las que están planteadas: Producción con la instalación de pequeñas y medianas empresas y distintos módulos para recuperar los puestos de trabajo perdidos en los ´90; Deportes, en un complejo polideportivo ubicado sobre calle Primera Junta y el área Cultural, en una Casa donde ya se están dictando cursos para finalización de estudios primarios y secundarios a la vez que se hicieron convenios con la Escuela de Educación Técnica Nro. 1 para la realización de capacitación en oficios como albañilería, herrería, electricidad, entre otros y también se suman los Centro de Formación Profesional en cursos específicos también orientados a la construcción como a la terminación de los estudios primarios y secundarios.
Dada la multiplicidad de actividades vinculadas a la construcción, todas las actividades de refacción que se están ejecutando se autoabastecen a partir de las tareas que desarrollan específicamente cada cooperativa. Los fondos son aportados por Nación para la puesta en valor del predio.

Capacitación y revalorización

Alicia Mirad capacitó a las operarias que forman parte de la cooperativa textil “27 de Octubre” que funciona ya de manera independiente con la utilización de modernas maquinarias provistas por el ministerio de Desarrollo de la Nación. “La mayoría no conocía nada de costura y se empezó a capacitar de cero”, dijo Alicia agregando que se producen jeans, remeras, camisas, entre otras prendas elaboradas por entre 50 y 60 operarias. Actualmente tienen un seguimiento desde el INAES, que las sigue acompañando en este camino que iniciaron y que para ellas significó volver a creer que es posible salir adelante.
Esa capacitación también genera una revalorización de la persona. Los instructores que se prestaron al diálogo con este diario durante la recorrida coincidieron en ello. También en el sector de construcción sucedió lo mismo. Muchos llegaron casi sin conocimiento sobre la materia y hoy ya están aprendiendo un oficio que les permite jerarquizarse en su tarea.
Diez cooperativas integran el programa de inclusión actualmente. A ellas se suman la cooperativa textil que ha cobrado ya un desarrollo independiente y la histórica Cooperativa de Trabajo “Talleres Junín” Limitada.

El mejor de los destinos

¿Quién dijo que todo está perdido?, se pregunta Fito Páez en “Yo vengo a ofrecer mi corazón”. Y nada está perdido, Fito. Al revés de lo que se quiso hacer creer en los ´90. Mucho menos la ilusión y la esperanza. Así lo demuestran cada día estos 520 hombres y mujeres que recuperaron su dignidad. Ningún mejor destino pudo haber tenido este predio que fue símbolo de trabajo que hoy convertirse en paradigma de producción y desarrollo a partir de este esfuerzo cotidiano compartido entre gobierno nacional, INAES y cooperativistas.

Operarias de la cooperativa textil en plena actividad.

Fueron oficinas de los talleres ferroviarios. Ahora son aulas para enseñanza y capacitación.


Nuevamente el movimiento de la fuerza de trabajo cruza la Puerta Norte, sobre calle Jean Jaures.
Las fotos fueron tomadas por Osvaldo D´Anunzio, fotográfo de LA VERDAD, quien me acompañó en la recorrida por todo el predio.
La fuerza del trabajo

A lo largo de la visita realizada al polo productivo que se está desarrollando en los ex talleres ferroviarios de nuestra ciudad, tuve la oportunidad de dialogar con integrantes de las cooperativas. El común denominador de todos ellos era que al llegar estaban desocupados
Octavio Francisco Boeris contó que estaba sin trabajo y ahora es encargado de la cooperativa “Arturo Jauretche” dedicada a la carpintería y al igual que Félix Gabriel Gómez pudo comenzar a recorrer otro camino en la vida, sumándose a la fuerza laboral y al sistema económico. “Pudimos insertarnos laboralmente, nos estamos capacitando, evitando quedarnos atrasados en el sistema laboral y hasta tenemos la posibilidad de terminar el secundario o la primaria”, puntualizó Félix quien es papá de seis hijos.
Un testimonio compartido y similar al brindado por Hugo Marcelo Ratti, capataz de refacción y reacondicionamiento del predio. “El INAES nos permitió contar con algo seguro. Eso nos permite sostenernos y capacitarnos”, contó.
Mabel Lena integra la cooperativa textil “27 de Octubre” contó que me “sumé porque me encantó el proyecto. Ahora se paga producción, presentismo y las posibilidades de nuestros ingresos puede aumentar porque las expectativas de producción y su colocación son muy positivas. Estamos avanzando de a poco, pero en forma firme. Ya hay producción y stock”, lo que fue compartido por Luciana Machado –presidente de la misma cooperativa- que mostró su satisfacción por haber podido sumarse a esta experiencia productiva. “Tenemos gente joven que es su primer trabajo, también gente con mucha experiencia como Mabel y jóvenes discapacitados. Todos estamos comprometidos y sumando para adelante”, resaltó quien además hizo notar que “tenemos muchas chicas que son madres solteras y esto es una gran ayuda para ellas, porque además podemos disponer de una obra social al tener el monotributo social”.
Por su parte, Juan Berardino –integrante de la Cooperativa “26 de Julio” que está abocada a tareas de electricidad- contó que “venía de una impronta que trabaja mucho con el campo y en el 2008 comenzaron las complicaciones. Quedé prácticamente en la calle. Yo venía de la parte gráfica, nada que ver con lo que estoy haciendo ahora pero la capacitación me ayudó a cambiar las perspectivas, posibilitando otro punto de vista. Hoy en día hemos cumplido las expectativas y hasta las hemos superado”.
Juan Carlos Farías llegó hace diez años del exterior y no conseguía trabajo pero “ahora me estoy superando. Puedo completar mis estudios secundarios que no lo tenía. Todo esto nos ayuda muchísimo. Hoy el predio estaba abandonado y ahora tiene vida. Ahora puedo hasta proyectar, inclusive, seguir una carrera, terminado el secundario”.

Trabajadores cooperativistas brindaron su testimonio.

Para Carolina Gallegos (Cooperativa “Azucena Villaflor”, pintura) también fue sumamente importante el aprendizaje y el apoyo económico a partir del trabajo que vienen desarrollando y Daniel Bono –de la Cooperativa 1 de Mayo- contó que estaba desempleado tras sufrir un accidente pero ahora su vida tuvo un cambio sustancial. “Acá la gente viene sin saber un oficio –afirmó-, pero se van con uno”.
“A mí me ayudó muchísimo el trabajo” se apuró en destacar Mariana Mansilla y “al ser mamá y papá a la vez me ayudó en todo. Estoy muy conforme. Para mí es bueno porque se salgo con algo que realmente sirve para trabajar afuera”.
Otros testimonios coincidentes fueron los aportados por Jorge Nedaff, Daniel Vitale y Carlos Garay, también cooperativistas. Todos ellos representan a los más de 500 operarios cuyas vidas han tomado un nuevo rumbo pro-activo.
Audio de testimonios:


Rodríguez: “El sueño del pibe cumplido”



Pedro Rodríguez (foto) es presidente de la Cooperativa de Trabajo “Talleres Junín”, dijo que “este es el sueño del pibe cumplido. Nuestra misión fue defender este predio más allá del trabajo ferroviario y que sirva para la ciudad. Aquí hay mucha gente trabajando, capacitándose, como lo necesita la sociedad. Seguiremos bregando para que hay mucha más gente trabajando”.
Casi 80 personas están trabajando exclusivamente en le tema ferroviario. “Nuestra idea es que la gente joven que se está capacitando sean los herederos de los talleres ferroviarios que tanto significaron para la ciudad”, destacó.
La entidad está realizando trabajos para empresas privadas del servicio ferroviario, además de la Unidad Ejecutora provincial y la empresa Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (SOFSE).
Escuchar audio


  
 
Imprimir esta noticia
imprimir compartir

Comentarios de los usuarios
  Comentar esta nota
TODOS LOS MENSAJES ESTÁN SUJETOS A APROBACIÓN DE PARTE DE UN MODERADOR ANTES DE SER PUBLICADOS. Tenga paciencia, a la brevedad su mensaje estará publicado si se ajusta a las politicas del sitio.
Autor : E-mail:
Quedan Caracteres por escribir
IMPORTANTE:
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio o algún tipo de publicidad será eliminado inmediatamente por el moderador.

click en foto para ampliar

 
 Portal de Historia
 

Siglo XIX    -    Siglo XX    -    Siglo XXI    -    Politica    -    Cultura    -    La Ciudad    -    Archivos    -    Contacto    -    Inicio


Director / Editor : Roberto Torres
Todos los derechos reservados © 2014
contador de visitas