JUNIN HISTORIA
JUNIN. Bs. As. Argentina - Martes, 26 Marzo 2019 15:31 hs.
Untitled Document
 
17-12-2018 | 12:28
  HACIA LOS 191 AÑOS DE JUNIN
1749, 1772, 1779 Y 1796: Años prefundacionales ligados a la historia juninense
 
Los ojos del entonces virreinato del río de La Plata ya estaban puestos en esta región para erigir un puesto de avanzada. La misión del piloto Pedro Pablo Pabón al Cerrito Colorado y la expedición en la laguna El Carpincho del teniente coronel Francisco Juan Fausto Betbeze Ducos De Lahite Emoise, junto al capitán Pedro Nicolás Escribano, padre de Bernardino el fundador de Junín.
 


(Ilustración de la nota: Plano del reconocimiento en la zona fronteriza con los indios realizado en 1778, por el teniente coronel Francisco Betbeze Ducos por orden del virrey Juan José Vertiz. A la derecha, ubicación de la laguna El Carpincho)

La primera referencia que se ha hallado sobre la región que hoy ocupa Junín, fue en referencia a los accidentes geográficos y data del año 1749, referido a la luna Mar Chiquita que los españoles primitivamente llamaban "Mar Chiquito" y del historiador Cabodi, se reproduce el siguiente documento:

"El 17 de septiembre de 1749, el padre jesuita Matías Stroebel desde el pueblo de Nuestra Señora del Pilar, informa al Cabildo haber recibido a dos indios aucas quienes le manifestaron que en los alrededores de una laguna que los españoles llaman "Mar Chiquito" se están reuniendo alrededor de dos mil indios aucas con ánimo de caer sobre el pueblo de Luján o de Areco. Sus capitanes son dos hermanos del difunto cacique Calelian. Solicita luego dar parte de ello al señor Gobernador o al Maestre de Campo. Ese bautizo de los principales accidentes geográficos indica una tal habitual frecuentación de esos lugares que la referencia toponínima se ha generalizado en forma tal que ha llegado al conocimiento de los propios indios". (Extraído de "Historia de la Ciudad de Rojas hacia 1784, Juan Jorge Cabodi)

EN 1772 LLEGA PABON AL CERRITO COLORADO

Con la necesidad que demandan la urgente fundación de los poblados, que traerán orden, disciplina, convivencia, posibilidad de profesar la religión y unirse en defensa del Rey. Respecto de los sitios más convenientes para ubicar sus asientos de cuya elección depende el "Exito de esta grande empresa" que llenará "de júbilo a quienes tengan la fortuna de verificarla y de gloria, al gobierno bajo cuyos auspicios se perfeccione" opina que ignorando la cierta y puntual geografía de aquellos países , corresponde mandar sujetos hábiles que traigan noticias y levanten planos". 

Tal es el antecedente fundado y causa inmediata del nombramiento que en acuerdo celebrado el 12 de octubre de 1772, donde el Cabildo de Buenos Aires nombra al piloto Pedro Pablo Pabón para que encabece una delegación de prácticos a fin de efectuar el reconocimiento aconsejado por el Procurador, asignándole una remuneración de tres pesos diarios, con la especial prevención de que debe estar lista para partir el día 14 de ese mismo mes.

La expedición inicia su marcha desde Buenos Aires cuatro días después de lo previsto, es decir el 18 de octubre de 1772, llegando a Luján el 20, el 23 a Salto, el 26 a la Laguna Salada y a Melincué el día 29.

A las 7 de la mañana del 3 de noviembre de 1772 llega Pabón al Cerrito Colorado y al dìa siguiente dice: "Hicimos el reconocimiento del Carpincho y lo hallamos de más valimento para todo que el Cerrito, por cuyo motivo levantamos su plano en el que se hallará la descripción de los dos lugares por extenso: la latitud del último es de 34 grados 52 minutos".

El informe presentado por los pilotos Ramón Eguiía y Pedro Ruiz, que acompañaron a Pabón en la expedición, lleva fecha de 22 de enero de 1773 en el mismo dicen: "Nos parece que se pueble el valle de Carpincho por lograr este las ventajas para siembra y procrear ganados, ofrece otras para los habitantes".

BETBEZE RECONOCE LA LAGUNA "EL CARPINCHO" EN 1779

En 1777 asume el virrey Pedro de Cevallos, siendo su preocupación solucionar el grave problema que acarraeaban las invasiones indígenas. Ordena al Cabildo que estudie la instalación de guardias en lugares estratégicos para una eficaz defensa.

En la sesión del Cabildo del 2 de julio, el maestre de Campo Manuel de Pinazo propuso que las guardias establecidas al norte del Salado fueran trasladadas a la banda sur y colocadas en los siguientes lugares: La del Zanjón (Magdalena) a la laguna de Camarones; la de Luján (Mercedes) a los manantiales de Casco y la de Salto a la laguna del Carpincho.


Estos eran los tres fortines que ocupana las fuerzas de Blandengues. De las otras cuatro guardias mantenidas por los milicianos "a ración y sin sueldo", debían quedar solo dos; la de La Matanza llevándola al arroyo Las Flores y la de Las Conchas a Laguna del Trigo.

Pero al virrey Ceballos no le agradó la proposición de Pinazo. Era partidario de medidas enérgicas y expeditivas y ordenó prepararse para una ofensiva general con un ejército de diez a doce mil hombres para limpiar de indios el territorio. Se llegó así a 1778 cuando José de Vertiz tomaba a su cargo el mando del virreinato y para decidir esta cuestión encargó al teniente coronel Betbeze Ducos realizar un estudio sobre reconocimiento de lugares que ocupaban los fortines y zonas señaladas para el traslado.

El virrey Juan José de Vertiz decide en 1778 la realización de una inspección a los lugares que ocupaban los fuertes, como así también un nuevo reconocimiento de la frontera. Nombra como jefe al teniente coronel Francisco Betbeze y la plana mayor estaba integrada por el capitán Juan José Sarden, el alférez Nicolás de la Quintana y el capitán Pedro Nicolás Escribano (padre del fundador del Fuerte de la Federación), además de un capitán de milicias y un capitán de pardos.

Componen el grupo 120 personas que salen de Buenos Aires el 13 de marzo de 1779 y regresan el 8 de abril del mismo año, empleándose un total de 27 dìas. 

Francisco Juan Fausto Betbeze Ducos De Lahite Emoise llegó con sus hombres a la laguna del Carpincho al mediodía del sábado 30 de marzo de 1779, haciendo la triste comprobación de que los caballos no quieren beber las aguas de la laguna.

La expedición recorrió la línea proyectada más allá del Salado, confeccionó 16 planos y reconoció fuertes y fortines en pocos días.

EL VIAJE DE AZARA EN 1796

El 29 de febrero de 1796 el virrey Pedro Melo de Portugal comisionó al capitán de navío Feliz de Azara (foto de la izquierda) para que realizase un nuevo reconocimiento en las zonas fronterizas con los indios y formación de poblaciones junto a las mismas.

Azara era considerado como uno de los hombres de ciencia de más valor que llegaron al río de La Plata. Observador, científico y naturalista dejó escritas numerosas obras que representan valiosa contribución para el estudio de la historia y geografía del río de La Plata, con sus avanzadas propuestas de reparto de tierra y colonización, anticipándose en un siglo a las ideas de la generación que organizó el país.


La expedición la integraban el comandante general capitán de navío Felix de Azara, el comandante de la frontera Nicolás de la Quintana, el maestre de campo Manuel de Pinazo, el capitán Juan Francisco Echagüe, el  teniente de dragones Carlos Alberto Pérez, el ingeniero de la expedición Pedro Cervino, el primer piloto de la Real Armada Juan Insiarte, el capellán Antonio Alonso, el lenguaraz Blas Pedrosa, el baquiano Eusebio Caraballo, dos oficiales de Blandengues, cien soldados de dicho cuerpo, veinte pardos milicianos, veinte peones y 16 criados.

El jueves 31 de marzo de 1796, Azara y su comitiva llegan al Cerrito Colorado (en inmediaciones de las actuales instalaciones de la Sociedad Rural y camino al Parque Natural "Laguna de Gómez"). 


Félix de Azara al regreso de su expedición, presenta al virrey Melo un completo y detallado informe el 31 de julio de 1796, aconsejando avanzar la frontera, ganar terrenos y establecer fuertes y fortines en lugares que tengan buenos pastos, tierra de labor y también el agua necesaria.

Textualmente Azara dice en su diario de viaje del Cerrito Colorado, muy cerca del Salado: "Dicho Cerrito Colorado tiene en su cumbre varias concavidades y en una un manantial de agua dulce lleno de esqueletos de baguales. Cerca del pie o en el valle hay otros manantiales de agua dulce donde crece la verdolaga, la lengua de vaca y la visnaga".

(Fuente: Manuel de Historia de Junín,de Roberto Carlos Dimarco, septiembre de 1993)



=====ADHESION 191 AÑOS DE JUNIN=========






































  
 
Imprimir esta noticia
imprimir compartir

Comentarios de los usuarios
  Comentar esta nota
TODOS LOS MENSAJES ESTÁN SUJETOS A APROBACIÓN DE PARTE DE UN MODERADOR ANTES DE SER PUBLICADOS. Tenga paciencia, a la brevedad su mensaje estará publicado si se ajusta a las politicas del sitio.
Autor : E-mail:
Quedan Caracteres por escribir
IMPORTANTE:
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio o algún tipo de publicidad será eliminado inmediatamente por el moderador.

click en foto para ampliar

 
 Portal de Historia
 

Siglo XIX    -    Siglo XX    -    Siglo XXI    -    Politica    -    Cultura    -    La Ciudad    -    Archivos    -    Contacto    -    Inicio


Director / Editor : Roberto Torres
Todos los derechos reservados © 2014
contador de visitas