Una adolescente Eva Duarte acompañaba a Juancito en sus viajes a Colón

El hermano de quien sería la “Abanderada de los humildes” era viajante de una línea de jabones de lavar prendas de vestir de una importante empresa (Guereño). Juan Duarte y un comerciante amigo colonense fueron compañeros en numerosos bailes de Rojas, Colón, y otras poblaciones cercanas.

Evita cumpliría 100 años. Transformó el país con su energía inigualable. Algunos la describen como una cenicienta que en su corta vida pasó de la pobreza extrema al poder y la gloria.

Una mujer apasionada e implacable, cuya belleza era superada solamente por su energía; una esposa enamorada, una víctima del cáncer; amada y odiada. Una mujer hecha leyenda a los 33 años, cuando encontró la muerte el 26 de julio de 1952.

La Argentina a partir de las 20.25 de ese trágico día comenzó a ser otra. La tremenda fuerza de una mujer que había cambiado la historia de millones de argentinos se apagaba. A partir de ese momento comenzaba para nuestro país otra historia.

La defunción de María Eva Duarte de Perón esta inscripta en el Tomo Primero del Registro Civil de la Ciudad de Buenos Aires y lleva el número de folio 503.

Lo notable del escrito es que da a Evita al momento de su muerte una edad de treinta años ( su biografía marca al momento de su muerte 33 años de edad).

Tampoco describe en el item correspondiente la profesión de la mujer más trascendente que tuvo nuestro país y que transformó la estructura social de la Argentina.

En cuanto al domicilio del matrimonio Perón, los dos testigos que se presentan lo describen en Agüero 2502.

Los testigos que piden el certificado de defunción son Diego Ventura de los Santos y Carlos Maranesi.

La hora de su muerte es las 20.25 del 26 de julio de l952 y el motivo de la defunción un adenocarcinoma certificado por el médico Alberto Carlos Tarquini.

Otro detalle llamativo es que el certificado de defunción se extendió un 29 de julio, tres días después de la muerte de Evita.

Evita en Colón

El portal informativo de Colón (B) “El Faro” indicó que existen documentos indirectos que pueden acreditar que Evita en su adolescencia habría estado varias veces en dicha ciudad.

Los mismos estaban en poder de un comerciante fallecido en la provincia de Córdoba hace aproximadamente dos años. .

En conversaciones privadas el colonense hablaba de dos cartas de Juan Duarte (hermano de Eva) donde demostraban una estrecha amistad, aunque dijo que no querían que las mismas salieran a publicación. Por este motivo respetamos su deseo y dejamos en manos de los familiares dar a conocer las misivas históricas o dejarlas archivadas como hasta este momento.

Según la información de “El Faro” el hermano de Evita visitaba Colón frecuentemente. ( antes de que accediera Perón a la presidencia) ofreciendo a los comercios mayoristas una línea de jabones de lavar prendas de vestir de una importante empresa (Guereño).

El relato del comerciante corroborado por las misivas fue amplio y totalmente certero. Una de las cartas lleva el sello de Presidencia de la Nación y hace referencia a la escasez de neumáticos que había en nuestro país.

Juan Duarte y el colonense fueron compañeros en numerosos bailes de Rojas, Colón, y otras poblaciones cercanas.

También remarcó el carácter alegre del que fuera un polémico secretario de Juan Domingo Perón y cuya muerte quedó aún poco clara para la historia.

Ante la pregunta al comerciante -si alguna vez había observado a una adolescente acompañar a Duarte en algunos de sus viajes dijo que si, aunque no pudo certificar fehacientemente si se trataba de la futura “Abanderada de los humildes”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario