Molinos Tassara: Un monumento de la producción juninense

Molinos Tassara es un ícono de la producción de nuestra ciudad cuya historia arranca en  1896 cuando los hermanos Fortunato y Ernesto Héctor Tassara, provenientes de las corrientes migratorias que llegaron impulsadas por el afán de lucha y progreso, instalaron en Junín un pequeño molino de piedra accionado a vapor al que llamaron “San José”.

Era una época dura, signada por la crisis de los años 1892-1895, por lo cual el comienzo de la producción para el “San José” fueron muy difíciles.

La molienda inicial fue de 40 bolsas diarias, cerca de 3 toneladas.

115 años de su fundación, en 2011, con la constante incorporación de nuevas tecnologías y maquinarias, Molinos Tassara contaba con una molienda de 300 toneladas diarias, permaneciendo siempre fiel al compromiso de sus fundadores que es entregar a sus clientes la mejor calidad en sus productos, transformándose así en una empresa agroindustrial sin perder las bases que le dieron forma a los más de cien años de vida que son: respeto, responsabilidad y compromiso.

Vale mencionar que en cuanto a la comunidad, Molinos Tassara brinda ayuda y apoyo a las organizaciones ONG de la ciudad.

Tras un crecimiento sostenido, actualmente Molinos Tassara ocupa un destacado lugar dentro de la industria molinera; plataforma para abrir un nuevo camino de desafíos en el rubro de alimentos balanceados para las distintas especies en el que la productividad es sinónimo de la calidad.

En sucesivas modificaciones y con la incorporación constante de nuevas tecnologías y maquinarias, la capacidad de molienda fue incrementada, llegando más de 114 años de su fundación, a una molienda diaria de 300 toneladas.

La capacidad de acopio es de 24 mil toneladas distribuidas en más de 30 silos de diversas capacidades.
 
Nueva planta
 
Molinos Tassara S.A. cuenta con una nueva planta cuya infraestructura fue construida sobre un predio de 90 mil metros cuadrados en el Parque Industrial de Junín. Una parte de la misma se destin´p a la elaboración de alimentos balanceados pelleteados y la otra a la producción de alimentos extrusados para la alimentación de mascotas.

La parte principal de la nave central comprende equipamiento industrial y tecnológico de última generación que la ubica dentro de las empresas más competitivas del rubro.

El volumen inicial de esta nueva instalación es de 6 mil toneladas por mes de producto terminado, que se presenta en forma de granel o bien fraccionado en envases desde 0,500 kgs. hasta 25 kgs. y se espera próximamente incrementar en 14 mil toneladas la capacidad de acopio.

La producción se comercializa a través de una red de distribuidores en todo el territorio de la República Argentina completamente identificados con las marcas Fortymax, Keiko, Keikito y Colono.
 
Productos
 
Harinas: Industriales, Premezclas y para consumo masivo.

Para mascotas: alimento para perros y gatos: Colono, Keiko, Kieikito y Keikat.

Balanceados: para la ganadería. Fortymax: alimentos balanceado para animales monogástricos.
 
 Incendio
 
El 22 de agosto de 2010, la estructura del Molino se vio afectada por un incendio que destruyó la parte centenaria del edificio En el sector afectado por el fuego se encontraban panadería, laboratorio, sala de computación y premezcla.



NUEVOS DUEÑOS, 120 AÑOS DESPUES DE SU FUNDACION

Molinos Tassara, cambió de manos en 2016. La compañía agrícola Lartirigoyen y Cía. se quedó con el 70% de uno de los molinos harineros más antiguos del país.

La sociedad compradora es una acopiadora nacida hace poco más de dos décadas en Catriló, La Pampa, que ha extendido sus negocios muy fuertemente a partir de su asociación con Oleaginosas Moreno, controlada hoy en día por el grupo estadounidense Glencore.

La operación de transferencia accionaria fue sometida a consideración de los accionistas de Molinos Tassara S.A. en la Asamblea Extraordinaria que se realizó el 28 de septiembre de 2016, donde fue aprobada por la mayoría de los socios.

En dicha asamblea se trató la capitalización de deuda mediante la cual Lartirigoyen adquirió el carácter de accionista controlante, con el 70% de participación. También se dispuso la reforma del estatuto y la elección de un nuevo directorio y sindicatura.

Dificultades financieras
La empresa Molinos Tassara enfrentó en los últimos años severos problemas económicos, que la llevaron incluso a pedir su concurso preventivo de acreedores, ante el Juzgado Civil y Comercial N° 1 de Junín. Los principales acreedores de la concursada eran entidades bancarias, quienes rechazaron las negociaciones encaradas por la conducción de la empresa. Entre ellas se encuentra el Banco de Galicia, el Banco Nación y el Banco BICE, quien posee crédito hipotecario sobre la planta de alimentos balanceados en el Parque Industrial.

Ante este panorama, los compradores del centenario molino debieron negociar con los acreedores una nueva propuesta concursal para intentar obtener las aprobaciones suficientes a los efectos de continuar con el concurso preventivo y evitar la quiebra.

Los compradores

Lartirigoyen se compone de 17 plantas de acopio ubicadas en La Pampa y Buenos Aires, además de centros de provisión de insumos, una planta clasificadora y embolsadora de semillas en Trenque Lauquen, un establecimiento productor de carne porcina y su más reciente conquista: forma parte de un consorcio que levantó un elevador cerealero llamado “Sitio Cero” en el puerto de Quequén.

Desde allí exporta la producción que obtiene de las 150 mil hectáreas agrícolas que siembra junto a socios, no solo de cultivos tradicionales sino de especialidades como colza, chia, maní, poroto y arveja.

Fachada del Molino antes del incendio de agosto de 2010.

 

 

 

Deja un comentario