1976: Cuando la carpa del circo se desinfló por un corte de luz y desató el pánico

Un problema del sistema eléctrico en una tarde de abril de 1976,  provocó que los motores que mantenían la estructura de la carpa se apagaran y cayó sobre el público en la función de las 16. Una historia de cuando los circos llegaban a la avenida San Martín y Rivadavia, actual plaza Sesquicentenario. La avalancha de la gente destrozó las puertas de acceso a golpes de puño y empujones.

“La caída de la carpa del circo instalado  en la avenida San Martín poco antes de empezar la función tarde de la víspera, dejó algunos contusos, millones de pesos en pérdida  material y un deplorable estado de ánimo que perduró por varias horas”.

Así comenzó la crónica del diario de La Verdad cuando relató un suceso ocurrido el 11 de abril de 1976 cuando se desplomó la carpa del Circo Mágico, que se instaló en avenida San Martín y Rivadavia (actual plaza Sesquicentenario), luego de que se desinflara y cayera sobre el público.

La crónica periodística es la siguiente de este singular episodio:

“Ocurrió poco después de las 16 a raíz del imprevisto corte de electricidad que se produjo en algunos sectores de la ciudad, principalmente en el radio céntrico. La carpa, de tipo hidráulico, cobijaba en esos momentos a numeroso público compuesto en su mayoría por niños de diferentes edades, algunos acompañados por familiares.

Cuando se interrumpió el servicio eléctrico, la carpa del Circo Mágico comenzó a perder presión. Para esa emergencia, según manifestaron empleados de la empresa, existe un grupo electrógeno propio que inmediatamente es puesto en funcionamiento para que devuelva el aire y la consistencia a la carpa construida con un material especial.

Sin embargo, se explicó en el lugar, no hubo tiempo para ello, dado que el público al notar que la carpa se desplomaba, se asustó y buscó angustiosamente cualquier salida a la calle. Algunos proferían fuertes gritos indicando que había que salir rápidamente y esto desató aún más la psicosis colectiva, que en varios grupos de espectadores se convirtió en pánico, impeliéndolos (SIC) a atropellar todo lo que había a su paso con tal de encontrar una vía de escape. En realidad, la situación no presentaba peligro pues la carpa es liviana y podía ser sostenida por el mismo público y los empleados del circo.

Presa del pánico, toda esa gente buscó llegar al exterior por el acceso principal, que son puertas giratorias con gruesos vidrios, arrollándolas y destrozando los vidrios a golpes de puño y empujones. Otros grupos buscaron otras salidas de emergencia, que el circo tiene y así, atropellándose, todo el mundo estuvo en la calle en pocos minutos, muchos con golpes en el cuerpo y algunos con cortaduras de vidrio, de poca importancia.

Los bomberos y la policía no tuvieron necesidad de intervenir directamente y solamente se ocuparon de recoger efectos personales perdidos u olvidados que después devolvieron a sus dueños, además de interiorizarse de que no hubiera nadie necesitado de atención médica.

Los propietarios del Circo Mágico estimaron las pérdidas materiales en más de 20 millones de pesos.

REPETIDOS CORTES DE LUZ

Ese 11 de abril de 1976 hubo repetidos cortes de luz por la tarde en nuestra ciudad. La entonces D.E.B.A (Dirección de Energía de Buenos Aires) informó “que las interrupciones en el suministro de energía sufridos en la víspera entre las 16.30 y 21.30 en diversos sectores de la ciudad, fueron originados por un cortocircuito producido en un alimentador de 13.200 voltios, ubicado en la esquina de las calles Gandini y Necochea.

Esta sobrecarga produjo además la avería de la caja terminal que alimenta la cámara número 26 motivo por el cual durante la mayor parte del día de hoy permanecerá sin fluído eléctrico el sector delimitado por las calles 12 de Octubre, Vázquez Diez, Fortín Federación Paso y avenida San Martín.

520visitas totales.

 

 

Deja un comentario