1973: Falleció el director del Colegio Marianista, Francisco Salazar

Decía el diario La Verdad en su edición del 2 de enero: El SM Francisco Salazar, titular del establecimiento educativo ubicado en la calle Carlos Tejedor, dejó de existir repentinamente a raíz de un problema cardíaco. El triste hecho se produjo en España hacia donde había partido el religioso para reunirse con sus familiares. Tenía 39 años.

 

FRANCISCO SALAZAR, EN EL CENTRO DE LA FOTO, CUANDO SE INAUGURO EL EDIFIO DEL COLEGIO MARIANISTA

Por inesperada y dolorosa, conmovió a un amplio sector de la comunidad juninense la noticia del fallecimiento del director del Colegio Marianista San Ignacio Francisco Salazar, ocurrido en España, donde el religioso se encontraba pasando, donde el religioso se encontraba pasando unos meses de vacaciones, visitando a sus familiares.

Por los detalles provenientes de la Madre Patria se sabe que el deceso de SM Francisco Salazar ocurrió el viernes último a las cuatro de la madrugada como consecuencia de un paro cardíaco -viernes 29 de diciembre de 1972-. El extinto se hallaba en la actualidad ocupando el cargo más alto del establecimiento educativo levantado en Junín.

Se trata de una pérdida muy sensible, en razón de la capacidad intelectual y valor humano de Francisco Salazar, puesto en evidencia en los años en que estuvo al frente del importante establecimiento educativo de nuestro medio, así como en su vida religiosa y de relación. Más doloroso aùn el triste episodio, en razón de que la juventud del extinto y en sus inquietudes permitían esperar aún más de él en beneficio de sus educandos y de nuestra comunidad. Tenia al morir 39 años de edad y hacía una semana que había emprendido viaje a España, feliz de poder reencontrarse con sus seres queridos, luego de una prolongada estadía en Argentina.

En 1965, en el local de Cáritas, ubicado en la avenida Benito de Miguel, comenzò a funcionar el Colegio Marianista San Ignacio, bajo la dirección de Francisco Salazar. Tres años después se iniciaron las obras del edificio propio, en el solar de calle Carlos Tejedor (entre Arias y Lebensohn) a cargo de la empresa de los hermanos Arbues. Pero antes se habían desarrollado las múltiples gestiones encabezadas por el cura párroco de San Ignacio de Loyola, monseñor Domingo Cancelleri, que resultó el “nervio motor”·de los pasos iniciales.


LA PIEDRA FUNDAMENTAL EN EL COMPLEJO DEPORTIVO MARIANISTA, QUE LLEVA EL NOMBRE DE FRANCISCO SALAZAR.

189visitas totales.

 

 

 

 

 

 

 

189total visits,1visits today

Deja un comentario